Los afrodescendientes se reunirán para ser visibilizados y reconocidos en México

Los afrodescendientes tendrán su XX Encuentro de Pueblos Negros en Coyoacán. Foto: Comité Organizador
Los afrodescendientes tendrán su XX Encuentro de Pueblos Negros en Coyoacán. Foto: Comité Organizador

Con la consigna “Juntos hacia el censo 2020”, del 15 al 16 de noviembre, la Alcaldía de Coyoacán será la sede del XX Encuentro de Pueblos Negros con el objetivo de sensibilizar a la población mexicana y a los servidores públicos sobre la necesidad de elaborar una campaña de inclusión de la pregunta censal de las poblaciones.

Las actividades serán inauguradas con una marcha para la visibilización y reconocimiento, e incluirá muestras gastronómicas y conferencias y talleres. Así como la muestra cultural de la aportación negra a la cultura mexicana.

En 2011 fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como año internacional de los afrodescendientes y 2015-2024 como el Decenio Internacional de los afrodescendientes con el lema: reconocimiento, justicia y desarrollo.

La intención es “promover un mayor reconocimiento y respeto de la diversidad de la herencia y la cultura de los afrodescendientes en el pasado y presente de la sociedad mexicana y a promover políticas públicas en su favor”, lo que contribuyó que en este año, los legisladores mexicanos aprobaran la iniciativa de reforma al artículo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para fortalecer los marcos jurídicos nacional y regionales que permitan impulsar el acceso pleno a sus derechos.

Los africanos llegaron a México de manera forzada al ser esclavizados para realizar trabajos en minas y haciendas ante la drástica caída de la población indígena por las condiciones de explotación. De 1570 a 1580 fueron traídos unos 110 mil esclavos negros a los territorios españoles en América.

Se tiene el antecedente que las primeras personas africanas que llegaron al ahora México fueron las que acompañaron al conquistador Hernán Cortés, pero fue hasta la segunda mitad del siglo XVI cuando la presencia africana empezó a ser más notoria en la Nueva España.