“68 Voces” presenta cortometrajes infantiles para preservar leyendas indígenas

Santiago García forma parte del Programa de Empoderamiento en el taller de Cine, y ya realiza un guión para lo que sería su primer cortometraje. Foto: Laura Reyes
Santiago García forma parte del Programa de Empoderamiento en el taller de Cine, y ya realiza un guión para lo que sería su primer cortometraje. Foto: Laura Reyes

Acapulco, Guerrero.- La magia que envuelve la llegada del conejo a la luna, el tema de la muerte, el origen de la luna, el sol, la vida y el mundo son solo algunas de las leyendas presentadas en “68 Voces” del Festival de Cortomanía México, dedicado en esta ocasión a nuestras comunidades indígenas por el Año Internacional de la Lengua Indígena.

Este fin de semana se presentaron en la Biblioteca Pública del puerto de Acapulco los 35 cortometrajes de animación infantil, en el que se mostraron las leyendas que viven en las distintas comunidades de estados como Oaxaca, Sonora, Tabasco, San Luis Potosí y Yucatán.

Los cortometrajes de animación forman parte de las variantes lingüísticas que existen en México, clasificadas en 68 agrupaciones y 11 familias lingüísticas, de las cuales, al menos la mitad están en un estado de “extinción acelerada”, reportan los creadores de “68 Voces”.

“Es importante que estas leyendas sean conocidas, cómo vamos a cuidar algo que no conocemos”, dijo Santiago García Reyes, moderador de la presentación de los cortometrajes en Acapulco.

Tras la presentación de los 35 cortometrajes, Santiago García, niño de 12 años de edad, pidió a los asistentes reflexionar sobre la importancia de hacer un trabajo, cada uno desde sus espacios, para visibilizar a las comunidades y a los distintos pueblos que existen en México.

“Desgraciadamente lo único que llega al cine son cosas de otros lados, cosas comerciales, como Disney o Marvel, no está mal, pero también hay que buscar espacios para esto. Estos cortometrajes tienen diseño, tienen toda una parte artística que es lo que hace falta. Ojalá que estos cortometrajes, ojalá que lo artístico también llegara al cine, que todos tuviéramos acceso a eso”, expuso García Reyes.

Los cortometrajes de animación infantil duran un minuto, cada uno, y relatan en las distintas variantes lingüísticas que existen en México cómo se formó la vida, desde la visión de nuestros ancestros.

Uno de los cortos fue “El origen del sol y la luna”, un cuento tseltal de los altos de Chiapas. En el corto animado se describe como los tseltales creen que hace muchos años un niño convenció a su madre de subir al firmamento pues sabía que no pertenecían a este mundo. Fue así que se convirtieron en la luna y el Sol para alumbrar y calentar a los hombres.

“Un joven de nombre Xutil pidió a su madre subir al firmamento. Comenzaron a caminar sobre el techo de su casa y se dieron cuenta de que éste crecía y no tenía fin. Alejados de la Tierra, Xutil le indicó a su madre que era tiempo de separarse, que no debía llorar pues siempre estarían viéndose. Ella, sería la Luna y alumbraría la tierra por las noches, y él sería el Sol, y daría calor a los hombres. Fue así como se creó el Sol y la Luna. Así lo cuentan los tseltales”, describe el corto.

Víctor Manuel Hernández, director de Cortomanía, también pidió a los asistentes sumar a más personas a este proyecto urgente para la defensa de la lengua indígena.

Los asistentes a la proyección de “68 Voces” reflexionaron sobre la importancia de mantener las leyendas, y preservarlas de generación en generación. Dentro de los asistentes estuvieron los encargados del programa Empoderamiento Infantil, Alondra Berber y Luis Vargas.

Santiago García es un niño con el diagnóstico de Asperger, forma parte del Programa de Empoderamiento en el taller de Cine, y ya realiza un guión para lo que sería su primer cortometraje.

(reportera Laura Reyes)